sábado, 29 de marzo de 2008

El espejo interior


Porque la música es aquel lugar donde nada puede hacernos daño, El Hornero Amable les ofrece en estos días dos hermosas canciones: primero No me pidas que no sea un inconciente, mostrando a un joven y talentoso Andrés Calamaro y en segundo término la poética Mariposas de madera de Miguel Abuelo.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena canción. Y a los 20 años de la muerte de Abuelo, aún más. Un pedazo tremendo de lírica y desenfado. Mucha nostalgia y un recuerdo latente. Hasta luego y buen día Migue. Desde Perú, hasta el cielo: Buen día Mariposa de Madera.

Tesorieri dijo...

No se por q nunca comente este post(pedaso de post) quizas por que no hay nada que comentar...!!esta todo dicho,mil gracias señor por compartir esto con nosotros!!