jueves, 15 de enero de 2009

La frente con espinas


Escribe Mario Vargas Llosa desde el Diario El País que las injusticias históricas terminan siempre por ser reconocidas, por merecer la condena universal, e, incluso, la reparación debida. ¿No es acaso el pueblo judío la mejor prueba de ello? Las atroces matanzas, los guetos, las persecuciones seculares ¿acabaron acaso con ellos? Al final, la verdad se impuso. También se impondrá en este caso. Lo importante es no dudar, no quedar paralizado. Sino actuar, hablar, escribir, hacer todo lo que uno está en condiciones de hacer, para que la historia tenga un buen final. Palestina, Paz no Apartheid.

El mundo está lleno de fantasmas durmiendo en la calle, cerca de tu casa…

1 comentario:

disparosdemujer dijo...

lo que duran las cosas que no duran

tengo una carta que nunca guardo porque siempre que la escribo la termino de empezar.

tengo diez amigos que se me caducaron cuando ellos eran ya viejos, yo andaba empezando a andar.

tengo una moneda que no es redonda, mucho dinero con el que no me venden nada y alguna propiedad que no puedo declarar.

tengo una sombra que me atrae todo el sol, el sol me broncea pero no me quema, la piel me arde pero no me quema.

tengo una cosa y dos que no puedo contar aquí, por falta de espacio no es, tampoco es que me guste mentir.

tengo una posdata que está al comienzo de un texto por leer, tengo un buen saludo para los que, calculo, nunca me encontraré.