jueves, 2 de abril de 2009

Bogotá Nights


En Bogotá cualquier calle céntrica o esquina chapineruna, se mueve al son de "Pedro Navajas", "Decisiones" o "Un verano en Nueva York". Cuando cae la noche, en las tarimas de bares como Quiebracanto, El Goce Pagano ó Galería Café Libro, retumban las descargas salseras para elevar la temperatura de la fría capital. El pulso de la ciudad me atrapa y ya está totalmente oscuro cuando salgo de lo Macedonio Castillo, que tiene su peluquería en la Séptima con 14, el único maestro de las tijeras del mundo que canta, compone, baila y zapatea mientras corta el pelo a sus clientes. Me dejo perder en la ciudad sabiendo donde estoy. Paso por una rifa en la oscuridad cerrada de Corabastos. El ganador recorre la plaza, donde lo felicitan con tomatazos. Otros, cansados de ver riñas de gallos, gozan con peleas de peces en Chapinero. Basta con preguntar por esos sitios, en la Caracas con calle 53. Ojeo mi copia del Opio en las Nubes y me siento parte de esta dinámica urbana... La calle. La noche. Unas babas. Dos babitas. Tres babitas. La suciedad. Las luces de neón. Un disparo en la oscuridad. Un cuerpo. Dos cuerpos. Un cigarrillo. La ropa. Los autos. Los perros. Las putas y los bares. Los árboles y las canecas trip trip trip. Las ventanas. Los rostros que se asoman por la ventana. Las puertas. Los perros, guau guau. Otro disparo. Pum. Mierda. Ugh. Zas. Un vidrio roto. Una sirena, Una puta que corre. La ropa. Un árbol. El aire. La calle. Qué cosa tan jodida. Ese olor. Ese olor. Diez de la noche. Un poco de lluvia trip trip trip...


Era una noche fría, pero nunca hubiera soñado un recibimiento así en Colombia. Ya habíamos estado en Medellín y en Cali, y estábamos agradecidos, sabiéndonos en un paraíso país, nos recibía un pueblo que entiende la vida de otra forma, probablemente por el uso de aguardiente antioqueño y rumba. Había 17.000 personas, aunque no las conté personalmente...


EL DIA DE LA MUJER MUNDIAL

grabado en el parque Simón Bolívar

en Bogotá

en octubre de 2008

con la banda habitual...

candy caramelle (bajo-coro) jose b (drums) tito davila (teclado-coro) juliank (guit-coro) diego gg (guita-coro) geni genaro (guit-coro) AK (vox-guit)


3 comentarios:

Sammy Buddah Davies dijo...

que hermoso texto acompaña la fresca noche de rock in bogota; ese infierno encantador tan parecido al paraiso; solo tienen en comun el pecado !!

Chary dijo...

No sé si sea cierto que Colombia sea el mismo paraíso...ni que la gente sea tan feliz como dicen las estadísticas...en cambio no tengo ninguna duda de que Colombia esperó y cuando llegó el encuentro...cautivó y conquistó al salmón.

Anónimo dijo...

me habría gustado verte en Cali.